Hypertaste: Lengua electrónica

Recientemente IBM Research elaboró en suiza Hypertaste, una lengua electrónica, que cumple la función del sentido del gusto. Por lo tanto, tiene la capacidad de reconocer y analizar diferentes tipos de líquidos, en apenas unos pocos minutos. Las utilidades son muchas y destaca su posible uso para el campo biomédico, o para comprobar la calidad del agua. El dispositivo tiene una forma circular y es introducido en el líquido para su análisis. Alimentación, salud o gestión medioambiental son algunos de los campos en los que puede tener viabilidad este invento.

Los líquidos complejos contienen muchas moléculas diferentes y es la combinación de todas ellas lo que los distingue unos de otros. Para poder identificarlos es necesario analizar sus moléculas conjuntamente. Al igual que el sentido del gusto o el olfato no tiene un receptor para cada molécula de un alimento, sino que reacciona a partir de una combinación específica, los sensores de Hypertaste son capaces de responder simultáneamente a diferentes compuestos químicos.

El punto clave de esta tecnología radica en el «entrenamiento» que recibe el algoritmo de aprendizaje automático que utiliza Hypertaste.

El entrenamineto consiste en medir muchas veces el conjunto de señales de voltaje producido por los sensores de Hypertaste. Cada sensor reacciona a los iones disueltos en el líquido obteniendo una señal de voltaje.

La información recabada por los sensores es enviada a una aplicación móvil la cual, mediante un algoritmo, es capaz de determinar el tipo de líquido del que se trata.

Básicamente se trata de exponerle en reiteradas ocasiones a un elemento hasta que obtenga rangos del voltaje del líquido que está estudiando para generar un patrón que permita distinguirlo de otros líquidos.