Paradoja de Olbers

La paradoja de Olbers, o problema de Olbers, fue formulada por el astrónomo alemán Heinrich Wilhelm Olbers en 1823 y afirma que, en un universo infinito y estático, el cielo nocturno debería ser totalmente brillante y sin ninguna región oscura. La afirmación se fundamenta en el hecho de que, a medida que la luz viaja por el universo, si las estrellas son infinitas tal y como se deduce de un universo infinito, al final cualquier región del cielo observable terminaría en un espacio ocupado por una estrella, lo que haría que desde la Tierra el cielo se observase completamente brillante en todas direcciones.

Pero, si alzamos la vista por la noche mirando a través de la ventana en vuestras casas, podréis afirmar que existen regiones oscuras en el cielo.

Para esta paradoja han planteado diversas soluciones a lo largo del tiempo.

Cuerpos opacos

Evidentemente en el espacio existen muchísimos cuerpos opacos (planetas, asteroides, nubes de gas) u otros que absorben radiación. Teniendo en cuenta que si hay estrellas infinitas, debido a que el universo es infinito, entonces habrá un número infinito de cuerpos opacos también.

Nube de gas

Dado que la energía ni se crea ni se destruye, sino que se transforma, si estos cuerpos opacos recibiesen la luz de estas infinitas estrellas, terminarían calentándose y devolviendo la energía en forma de luz emitida por ellos mismos, por lo que no se resolvería el problema de la paradoja de Olbers.

Solución relativista

Por otro lado, la teoría general de la relatividad nos proporciona dos soluciones:

  1. Según la teoría del Big Bang el universo tiene un origen en el tiempo y lleva existiendo una cantidad finita de tiempo, por tanto, sólo una cantidad finita de la luz de las estrellas ha podido llegar hasta nosotros a día de hoy.
  2. Si el universo está en expansión, las estrellas están alejándose de nosotros y su luz, por este motivo, tendría un corrimiento hacia el rojo. Este corrimiento implica una intensidad menor de la luz y resuelve la paradoja.

También existe esta otra solución planteada a la paradoja.