Los tres grandes imperios del siglo II a.C

A lo largo de la historia han surgido imperios que han dominado amplias extensiones de terreno. Los imperios son organizaciones políticas en el que un Estado o Nación impone su poder a otros países, normalmente por superioridad militar. En otros casos, han pedido adherirse voluntariamente al imperio que gobernaba en la cercanías.

La palabra «imperio» deriva de la palabra en latín «imperium» que, a su vez, proviene del verbo en latín «imperare» que significa mandar.

En el comienzo de nuestra Era, en el siglo I d.C., sobre la faz de la Tierra podían distinguirse aún 3 grandes imperios.

El primero del que hablaremos es el imperio de Occidente, el Imperio Romano.

Imperio Romano siglo I y II a.C.

La población del Imperio Romano era de cerca de 56,8 millones de habitantes y contaba con una extensión de unos 2,75 millones de kilómetros cuadrados.

En este período podemos observar a los herederos de Augusto (Calígula, Nerón, Trajano, Adriano…) que con los delirios propios de los gobernantes del Imperio de aquella época, hay que reconocer que mantuvieron al Imperio unido y luchando contra sus enemigos.

Que me odien con tal de que me teman

Calígula

En el año 312 d.C., Constantino se convirtió en el único emperador de Occidente y fue el último emperador del imperio unificado. Instituyó el cristianismo como religión oficial del Imperio. La capital del Imperio se traslada a Bizancio, que desde el mes de noviembre del año 324 d.C. pasó a llamarse Constantinopla.

Pasado el tiempo, Teodosio dividió el Imperio entre sus dos hijos Arcadio y Honorio surgiendo el Imperio Romano de Occidente y el Imperio Romano de Oriente.

En el año 476 d.C. tiene lugar la caída del Imperio Romano en Occidente. El Imperio Romano de Oriente, posteriormente llamado Imperio Bizantino, sobrevivió hasta 1453, fecha de la caída de Constantinopla; la actual Estambul.

En Oriente podemos diferenciar dos grandes Imperios. Hablaremos ahora del Imperio Chino Qin.

En el año 221 a.C., el rey de Qin se autoproclamó Qin Shi Huangdi, o primer emperador de la dinastía Qin. El nombre China deriva de esta dinastía.

El emperador realizó una labor increíble a la hora de articular el nuevo imperio con una clara visión de futuro debido a:

  1. Unificó todos de estados feudales bajo un imperio administrativamente centralizado y culturalmente homogéneo.
  2. Abolición de las aristocracias hereditarias.
  3. Terrenos de los aristócratas son convertidos en provincias del Imperio y son gobernados por burócratas nombrados por el emperador.
  4. Se instaura un sistema de escritura común en todo el Imperio de uso obligatorio.
  5. Armonización de pesos y medidas.
  6. Acuñación de moneda común.
  7. Propiedad privada de la tierra.
  8. Expansión del Imperio.

Las conquistas en el extranjero para expandir sus fronteras tuvo un coste humano enorme que poco a poco iba creando malestar entre los habitantes del Imperio. A su vez, el control del pensamiento impuesto por la dinastía Qin, que obligaba a quemar libros de otras escuelas filosóficas anteriores su dinastía, terminó generando una rebelión que echó a la dinastía Qin del poder. Liu Bang, de origen humilde, consiguió el poder derrotando a los aspirantes al trono del Imperio y fundando su propia dinastía, los Han.

El logro más conocido de la dinastía Qin fue terminar de construir la Gran Muralla China.

Imperio Maurya

La dinastía Maurya forjó el primer imperio de la India documentado.

El establecimiento del budismo como religión oficial también es obra de la dinastía Maurya. La extensión de terreno del Imperio Maurya era de 4 millones de kilómetros cuadrados y contaba con una población estimada de 50 millones de habitantes.

Al igual que la dinastía Qin, los Maurya realizaron profundos cambios en el ordenamiento social y en otros ámbitos. Destacamos los puntos más interesantes:

  1. Establecimiento de un gobierno centralista.
  2. División del Imperio en 5 virreinatos.
  3. Cada virreinato es dividido a su vez en distritos.
  4. Cualificado cuerpo diplomático.

Es importante mencionar la influencia que tuvo la invasión macedónica de Alejandro Magno sobre la India. Produjo profundos cambios en política, fragmentada por las consecuencias de la guerra y rivalidades internas. La estrategia de dominación de los griegos consistía en convencer a algunos de los reyes, y de esta forma convertirlos en súbditos a efectos prácticos, para controlar a los otros que se negaban a aceptar su influencia.