El gran libro de Claudius Ptolemaeus

El matemático y astrónomo Ptolomeo de Alejandría escribió la obra titulada Almagesto, un tratado sistemático de todos los aspectos de la astronomía conocidos en su época. Esta obra consta de trece libros donde Ptolomeo trata sobre el movimiento aparente de estrellas y planetas. Ptolomeo plasmó en el Almagesto su modelo geocéntrico, según el cual la Tierra está situada en el centro de universo mientras los planetas y el Sol orbitan entorno a ella. Este modelo imperó en Europa y el mundo árabe durante más de mil años.

Almagesto es la forma latina del nombre árabe «al-kitabu-l-mijisti» y su relevancia en el aspecto matemático radica en su contenido sobre trigonometría y una tabla de los senos de los ángulos comprendidos entre los 0 y los 90 grados. El Almagesto contiene teoremas que están recogidos a día de hoy, y utilizados, en la «ley de los senos» junto con otras fórmulas para operar con ángulos y semiángulos.

Según Jan Gullberg el motivo por el cual no se conservan estudios/trabajos de astronomía realizado por los primeros griegos es debido a la buena elaboración, por parte de Ptolomeo, del Almagesto.

El Almagesto se tradujo al árabe alrededor del año 827, y del árabe al latín en el siglo XII. El matemático y astrónomo persa Abu-al-Wafa  se basó en el Almagesto para sintetizar los teoremas trigonométricos y sus demostraciones.

Un dato interesante sobre Ptolomeo es que trató de calcular el tamaño del universo a partir de su modelo de movimiento de cuerpos celestes, según el cual los planetas se mueven en pequeñas órbitas circulares llamadas epiciclos, que a su vez se desplazan a los largo de una circunferencia mayor. Llegó a calcular que la esfera que contenía las lejanas «estrellas fijas» tenía un radio veinte mil veces mayor que el de la Tierra.