El acuerdo de Bretton Woods

El acuerdo de Bretton Woods estableció las reglas para las relaciones comerciales y financieras entre los estados industriales del mundo desde la década de los cuarenta del siglo XX.

El sistema de Bretton Woods fue el primer ejemplo de un orden monetario totalmente negociado con el objetivo de crear un orden en las relaciones monetarias entre los estados independientes. Había una necesidad de abordar la falta de cooperación entre otros países, y evitar la devaluación competitiva de las monedas. Uno de los principales logros del acuerdo de Bretton Woods fue obligar a cada estado que se adhiriera al acuerdo a adoptar una política monetaria que ligara su moneda al oro. También intervenía en FMI para mediar en situaciones de desequilibrios temporales de pagos.

Hay que tener en cuenta el contexto en el que se realiza el acuerdo; la Segunda Guerra Mundial estaba en curso y la tarea de reconstruir el sistema económico internacional mediante este acuerdo era su principal función.

En esta negociación estuvieron presentes los siguientes países:

Australia, Bégica, Bolivia, Brasil, India (en aquel momento pertenecía al Imperio Inglés y formó para de su delegación), Canadá, Chile, China, Colombia, Costa Rica, Cuba, Checoslovaquia, República Dominicana, Ecuador, Egipto, El Salvador, Etiopía, Francia, Grecia, Guatemala, Haití, Honduras, Islandia, Irán, Irak, Liberia, Luxemburgo, México, Holanda, Nueva Zelanda, Nicaragua, Suecia, Panamá, Paraguay, Perú, Filipinas, Polonia, Sudáfrica, Unión Soviética, Reino Unido, Estados Unidos, Uruguay, Venezuela y Yugoslavia

El Hotel Mount Washington en 1905

Los países se reunieron en el Hotel Mount Washington en Bretton Woods, en el estado de New Hampshire, en los Estados Unidos durante el mes de julio de 1944. El día 22 de julio firmaron el acuerdo, poniendo en marcha la creación de un sistema de normas, instituciones y procedimientos para regular el sistema monetario internacional. Mediante este acuerdo el Fondo Monetario Internacional (FMI) obtiene sus competencias.

En el momento del acuerdo Estados Unidos (EEUU) tenía 2/3 partes de las reservas de oro a nivel mundial y, por tanto, una posición de negocación superior a la de otros países. EEUU presionó tras firmar el acuerdo en incorporar el dólar estadounidense junto con el oro. Estas maniobras provocaron que Unión Soviética acusase a EEUU de «apropiarse» de dichas instituciones.

La Unión Soviética no ratificó el acuerdo ni jamás formó parte del FMI, aunque la Federación Rusa, tras el desplome de la URRS, si se unió al FMI.

En Savannah, Georgia, el 27 de diciembre de 1945 se consiguió ratificar el acuerdo con la aprobación del 80% de los países firmantes; desde este momento las organizaciones, procedimientos e instituciones creadas por el acuerdo entraron en funcionamiento.

El 15 de agosto de 1971, Nixon, presidente de los Estados Unidos, terminó unilateralmente la convertibilidad del dólar en oro, provocando que el acuerdo de Bretton Woods llegara a su fin, convirtiendo al dólar en una moneda fiduciaria.

Por este motivo, a día de hoy, el dólar es la principal moneda de reserva utilizada por muchos estados.