Albert Einstein: curiosidades

Todos conocemos a Albert Eintein por su Teoría General de la Relatividad que transformó a la física y a nuestro entendimiento acerca del universo.

En este breve artículo comentaré curiosidades sobre Einstein que no se conocen mucho. Comenzamos.

  • Einstein rechazó realizarse una cirugía, que le recomendaron los médicos por la ruptura de un vaso sanguíneo en 1955, que habría alargado su vida. Su justificación fue que «es de mal gusto prolongar la vida artificialmente» .
  • Einstein era un fumador empedernido. Es conocida su imagen de persona desaliñada pero, para los que estaban a su alrededor constataban la nube de humo que le rodeaba. Siempre iba con su pipa de fumar de un lado para otro. No sólo fumaba en pipa sino que también fumaba cigarrillos, aunque en menor medida.
Albert y Elsa Einstein
  • Einstein se casó con su prima Elsa Einstein en 1919. Fue su segundo matrimonio. Aún con Mileva Maric, su primera esposa, se rumoreaba que Einstein tenía un affaire con su prima.
  • Einstein tuvo una hija, aunque apenas se sabe sobre ella. Mileva, su mujer, y Einstein se casaron, pero ella quedó embarazada de una hija antes del enlace matrimonial. El nombre de su hija era Lieserl. Einstein no tenía trabajo en ese momento y los niños ilegítimos estaban mal vistos, por lo que Mileva regresó a la casa de sus padres y tuvo a su bebé. Einstein sí sabía de ella, ya que se refirió a ella en algunas de sus cartas. Pero era algo tan secreto que solo salió a la luz en los últimos años. Se cree que Lieserl murió de escarlatina o luchó contra la fiebre y, finalmente, fue dada en adopción.

Einstein no es el único caso de este tipo. Darwin, Allan Poe y Saddam Hussein también lo hicieron.

  • Tras la muerte del primer presidente de Israel, Chaim Weizmann, se le pidió a Einstein ser su sustituto. La respuesta de Einstein fue negativa, como ya sabemos, aunque un detalle curioso es como justificó su rechazo al puesto mediante una carta, afirmando que «carecía de la aptitud natural y la experiencia para tratar adecuadamente con las personas» . También resaltó que tenía en ese momento 73 años y no estaba en condiciones debido a la edad de ejercer el cargo.
  • Thomas Harvey, patólogo encargado de realizar la autopsia a Einstein tras su fallecimiento, robó el cerebro y lo conservó en formol. Este hecho no se conoció hasta que años más tarde, Harvey, donó el cerebro a un hospital para su estudio.