Rita Levi-Montalcini

Rita Levi-Montalcini (1909-2012) nació en Turín el 22 de abril, con su gemela Paola, de familia judía, su padre ingeniero eléctrico, su madre pintora y su hermano Gino un reconocido arquitecto.

Estudió y se graduó con honores en medicina y cirugía en 1936. Se especializó en neurología y psiquiatría tres años después y fue expulsada de la Universidad de Turín en 1943, dadas las leyes antisemitas.

Esta científica que recibiría el premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1986 junto a Stanley Cohen, se traslada entonces a Florencia y en su casa instaló de manera clandestina un laboratorio. Al terminar la Segunda Guerra Mundial recuperó su cargo.

En 1947 aceptó una invitación en la Universidad Washington de Saint Louis en Missouri, donde descubrió la molécula (NFG) requerida para el crecimiento del sistema nervioso simpático y sensorial de los vertebrados.

Pospuso su regreso a Italia hasta 1969 y en colaboración con Stanley Cohen, trasplantó células tumorales de ratón a embriones de pollo y demostró que inducían al desarrollo de los nervios simpáticos.

Docente asociado en 1956 y titular de la Universidad de Saint Louis desde 1958 hasta jubilarse en 1977. En 1962 creó su unidad de investigación en Roma. Directora del Instituto de Biología Celular Italiano desde 1969 hasta 1978. Falleció a los 103 años.

Su relevancia en la ciencia

Gracias a los hallazgos de esta científica italiana, se comprenden los mecanismos de control que regulan el crecimiento de las células, investigación que la convirtió en la cuarta mujer en recibir un Nobel en la historia.

Mientras que estudiaba trabajó en una panadería para costearse los estudios, se enfrentó a la negativa de sus padres y se matriculó en la Facultad de Medicina en 1930 y en 1936 se graduó Summa Cum Laude, luego obtuvo su doctorado en Neurocirugía. Fue ayudante del histólogo Giuseppe Levi hasta 1938.

Investigadora sin complejos

La vida de esta investigadora y docente estuvo centrada en la investigación científica y por su trabajo incansable obtuvo grandes reconocimientos, que contrastaron con la exclusión que recibió de parte de la corriente antisemita que gobernaba a Italia y debió irse a Bélgica donde continúo trabajando en sus investigaciones.

Benito Mussolini y Adolf Hitler

El Manifiesto por la defensa de la Raza que publicó Benito Mussolini prohibió que los judíos estudiaran o ejercieran una carrera profesional, por lo que durante la Segunda Guerra Mundial investigó en su laboratorio en su casa, también debió refugiarse en Florencia con su familia a causa del nazismo y regresa a Turín en 1945.

Sin embargo, en 1946 se trasladó a la Universidad Washington en San Luís, al aceptar la invitación del profesor Viktor Hamburguer para continuar con los experimentos con los embriones de pollo. La invitación fue por un semestre pero la científica se quedó en Estados Unidos durante 30 años, dados los resultados en su investigación.

Investigación acerca de los factores de crecimiento

Ejerce la investigación y la docencia en Estados Unidos desde 1947 hasta 1977, periodo en el cual logra su trabajo más reconocido, sobre el factor de crecimiento nervioso, con el cual logró el premio Nobel en Medicina, compartido con Stanley Cohen.

La importancia de su investigación radica en que las células inician su reproducción cuando reciben una orden de parte de unas sustancias, que denominó factores de crecimiento.

Desde 1958 hasta 1962 trabaja tanto en la Unidad de Investigación en Roma como docente e investigadora en Saint Louis, logró planificar su tiempo y sus metas para alcanzar importantes resultados.

Esta destacada científica italiana elegida como miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos en 1968, dirigió en Centro de Investigación Neurológica de la ciudad de Roma entre los años 1961 y 1969 y también, llevó la dirección del laboratorio de Biología Celular desde 1969 hasta 1978.

Incansable trabajo científico

Hay que destacar, que Levy producto de su viaje a San Luis, en 1983 recibió el premio Louisa Gross Horwitz en Biología y Bioquímica, que otorga la Universidad de Columbia, el cual compartió con quien la invitó a investigar en Estados Unidos Viktor Hamburguer y su colaborador Stanley Cohen.

Un año más tarde, la neuróloga italiana Rita Levi-Montalcini recibe de la comunidad científica de Estados Unidos su máximo reconocimiento, como lo es la Medalla Nacional de la Ciencia.

Su trayectoria continúa en Roma donde inaugura la sede del Instituto Europeo de Neurociencia en el año 2005 y en el 2006, el Politécnico de Turín le otorgó el doctorado honoris causa en Ingeniería Biomédica.

En los años 2008 y 2011, también recibió grados de doctora honoris causa, de parte de la Universidad Complutense de Madrid y de la Universidad de McGill, reconocimientos muy merecidos por su incansable trabajo por la ciencia hasta sus 103 años de edad.

Montalcini

Publicó su autobiografía en 1988 y tiene múltiples publicaciones. Destaca NFG Apertura por ser una nueva frontera de la Neurocirugía. A sus cien años expresó que vió satisfecho su deseo juvenil de dedicarse a los que necesitan más ayuda y que su vitalidad obedeció a que comía como pajarito y que estaba al tanto de la vida del país.

Científica con compromiso social

Rompió los esquemas de su época, al dedicarse por completo a la investigación y alejarse de convencionalismos donde las mujeres debían casarse ser reconocidas socialmente. Se consideraba sin complejos, con tenacidad para hacer lo justo y enfrentar los obstáculos.

De manera humilde destacaba su compromiso y optimismo sobre su inteligencia. Se conoció por su defensa al feminismo y los roles modernos de la mujer, con su fundación que promueve la educación en jóvenes de África y su lucha en pro de los jóvenes investigadores italianos.

Logró que se introdujeran modificaciones legales para la transparencia en la asignación de recursos financieros públicos destinados a proyectos de investigación, durante el gobierno de Mario Monti.

En 1999 es nombrada como Embajadora de Buena Voluntad de la FAO y en 2001 el presidente italiano Carlo Azeglio Ciampi la designó Senadora Vitalícia, rol donde manifestó por igual su tenacidad.