Proyecto SCoPex

El constante deterioro de la capa de ozono y el aumento de la temperatura causado por la mayoría de actividades realizadas por el ser humano y la industria han sido una de las principales problemáticas para las personas de todo el mundo en las últimas décadas ya que ambos factores han generado una amplia variedad de inconvenientes.

Uno de los aspectos que deterioran en mayor medida la capa de ozono y la atmósfera es la constante emisión de gases contaminantes que generan las empresas a nivel global por el uso excesivo de combustibles fósiles, lo que causa el calentamiento global.

Este inconveniente también es la causa de múltiples problemas como:

  1. Derretimiento de los polos
  2. El cambio climático experimentado en todo el mundo
  3. La lluvia ácida,
  4. Aparición de múltiples enfermedades
  5. El aumento del nivel del mar
  6. Una gran cantidad de desastres naturales como huracanes, tormentas y tornados.

Es por esta razón que desde hace algunos años se han venido creando diversos proyectos para disminuir el impacto generado por este inconveniente medioambiental, entre las propuestas más destacadas de hoy en día se encuentra el proyecto SCoPex, también conocido en español como Experimentación de perturbación controlada de la atmósfera.

El proyecto SCoPex fue desarrollado recientemente por varios científicos de Harvard, este propone reducir la entrada de rayos ultra violeta al planeta tierra a través de la introducción de una inmensa cantidad de partículas de calcio en la atmósfera, las cuales ayudan a repeler los rayos ultravioleta, evitando que estos pasen de forma directa.

Este proyecto desarrollado por los geoingenieros: Frank Keutsch, David Keith y Zhen Dai busca minimizar el cambio climático y demás efectos generados por el deterioro de la capa de ozono, evitando la entrada de los rayos del sol tal y como lo hace el planeta tierra de manera natural para mantener su temperatura constante.
Uno de los mayores ejemplos de este fenómeno natural pudo estudiarse durante el año 1991 cuando el monte Pinatubo situado en Filipinas hizo erupción arrojando más de 20 millones de toneladas de dióxido de azufre a la estratosfera lo que creó una capa de neblina muy densa de partículas de sulfato.

Dichas partículas permanecieron en la estratosfera durante varios meses evitando que los rayos del sol penetraran de forma directa en la superficie terrestre, lo que permitió que la temperatura disminuyera alrededor de 0,5 grados centígrados en todo el planeta, por lo que durante 18 meses la temperatura promedio de la tierra fue muy similar a como era antes de la revolución industrial.

Según los creadores de esta innovadora idea el proyecto SCoPex consiste en lanzar dos globos orientables cerca del sur de Estados Unidos con la finalidad de rociar con una gran cantidad de partículas de carbonato de calcio la estratosfera, después los globos cambiarán de rumbo para estudiar el comportamiento de las partículas y sus efectos en la capa de ozono.

A pesar de que el proyecto SCoPex resulta una idea innovadora y parece una posible solución ante los efectos del calentamiento global, la comunidad científica no está totalmente de acuerdo con dicho proyecto, ya que muchos especialistas piensan que manipular el equilibrio natural del planeta puede generar consecuencias mucho más negativas.

Es importante mencionar que varios investigadores señalan que uno de los mayores inconvenientes del experimento diseñado por científicos de Harvard es que el carbonato de calcio no es un compuesto que se encuentre presente en la atmósfera, por lo que puede causar varias consecuencias inesperadas.

Algunas de las consecuencias que podría generar el proyecto SCoPex al introducir carbonato de calcio en la atmósfera terrestre es perjudicar una inmensa variedad de organismos vegetales al impedir que los rayos del sol lleguen de forma continua, además advierten que este experimento también podría alterar los patrones de precipitación en gran medida.

Al mismo tiempo múltiples organizaciones dedicadas a la protección del medio ambiente han expresado su preocupación ya que consideran que este tipo de soluciones solo son una distracción para abordar la única solución realmente eficaz, reducir los niveles de gases contaminantes arrojados constantemente a la atmósfera a través de un consumo energético sostenible.

Sin embargo, existe una gran cantidad de científicos e ingenieros geoambientales que se han mostrado bastante interesados con el proyecto SCoPex y otras soluciones similares, los cuales ven a este experimento como una solución bastante acertada para reducir los efectos causados por el deterioro de la capa de ozono.

En caso de que el proyecto SCoPex se lleve a cabo sería el primer experimento de geoingeniería que no solamente se aplique de forma teórica sino también de una manera práctica, lo que les permitirá a los investigadores medir los efectos de este proyecto de forma real.