Glaciar Thwaites

El planeta tierra cuenta con una increíble cantidad de gigantescas masas de hielo conocidas como glaciares, las cuales se ubican a lo largo de su superficie, en las zonas con temperaturas más frías. La región con la mayor cantidad de glaciares en todo el mundo es la Antártida la cual se encuentra situada en el polo sur.

A pesar de que los glaciares juegan una importancia fundamental en el equilibrio natural de la tierra estas masas de agua congelada se han visto afectadas por la contaminación y otros factores generados por las actividades humanas, lo que ha causado el derretimiento de numerosos glaciares en diferentes lugares del planeta tierra.

Entre las zonas glaciares más afectadas en la actualidad se encuentra la Antártida occidental, la cual ha sufrido una pérdida notable de hielo en su superficie, uno de los glaciares que se ha visto más perjudicados en las últimas décadas debido a su constante deshielo es el Thwaites, el cual ha perdido más de la mitad de su superficie.

Según los estudios realizados durante el último trimestre del año 2018, el cual analizaba la evolución de los icebergs en esta región antártica, el grave deshielo que ha vivido esta zona del polo sur podría causar un impacto negativo a nivel mundial, al hacer ascender el nivel del mar varios metros en pocos años.

Uno de los elementos más importantes que logró descubrir dicho estudio es una grieta ubicada en el glaciar conocido como Thwaites, el cual posee una superficie que se aproxima a los 40 kilómetros cuadrados, esta grieta además posee una profundidad que supera los 300 metros con facilidad, lo que supone una gran pérdida de hielo.

La grieta encontrada en el Thwaites ha causado tal impacto en la comunidad científica que incluso varios especialistas se han dado a la tarea de determinar la cantidad de agua en estado sólido que dicha cavidad pudo haber contenido, y los cálculos concuerdan que la grieta contenía unos 14000 millones de toneladas de hielo.

Glaciar Thwaites

El hielo que pierde el Thwaites de forma constante cae de manera directa al mar de Amundsen lo que ha incrementado sus niveles, así como los de otros cuerpos de agua cercanos, lo que ha generado una inmensa variedad de inconvenientes en numerosas regiones, por otro lado también se cree que el derretimiento de este glaciar también puede aumentar el cambio climático.

¿Cómo calcularon los científicos el tamaño de la grieta?

Luego de determinar la ubicación exacta de la cavidad descubierta en el estudio llevado a cabo durante el año pasado los científicos en investigadores procedieron a calcular las dimensiones de la grieta utilizando instrumentos conocidos como detectores aéreos, los cuales fueron desarrollados por el proyecto IceBridge de la NASA en el año 2010.

Gracias al cálculo realizado a través de los dispositivos creados por la NASA también se pudo determinar el porcentaje de deshielo que sufre esta zona, lamentablemente los niveles de deshielo que sufre esta zona son alarmantes, por lo que se estima que para finales de este año la grieta anteriormente mencionada haya aumentado considerablemente su tamaño.

Otro instrumento desarrollado por el proyecto IceBridge de la NASA que fue de gran ayuda en la investigación del glaciar Thwaites fue un tipo de dispositivo conocido como radar de apertura sintética el cual funciona a través de múltiples satélites, cabe destacar que dichos dispositivos deben ser instalados en zonas estratégicas.

Es importante mencionar que el desarrollo de los radares de apertura sintética y de los detectores aéreos fue imprescindible para el estudio de esta región antártica, debido a que el Thwaites posee una acceso sumamente complicado debido a sus condiciones geográficas y geológicas, lo que había atrasado el estudio unos cuantos años.

El estudio realizado por la NASA también tiene la finalidad de monitorear de manera constante el proceso de derretimiento de las capas polares, para calcular el impacto que este genera a nivel global, así como también sus consecuencias, lo que permite crear posibles soluciones para esta problemática.

Incluso organizaciones como la US National Science Foundation y el British National Environmental Research han empezado a discutir posibles soluciones a través de un proyecto de cinco años el cual reúne múltiples especialistas de diferentes áreas para encontrar respuestas al deshielo que sufre actualmente el glaciar Thwaites.